Guía de besos – Cómo dar el beso perfecto

Guía de besos – Cómo dar el beso perfecto

Pocas cosas hay mejor que un buen beso. Sin embargo, requiere que sepas lo que estás haciendo si pretendes besar bien. Un beso no es tan sencillo como poner los labios en los de tu pareja. En este artículo te guiaremos al beso perfecto.

Los besos son para muchos la máxima expresión de amor. Cuando tenemos que mostrar devoción a otro ser humano, a menudo es con un beso. Cuando nos casamos, se marca con un beso y antes del sexo, también son a menudo los besos los que encienden los motores.

La importancia de ser capaz de besar, por lo tanto, no la podemos dejar a un lado.

Lo primero, dejar claro que no hace falta ser ingeniero aeronáutico para saber dar un beso. Sin embargo, tampoco es tan fácil como cerrar los ojos, apuntar a los labios y esperar que pase lo mejor.

Cómo dar un beso perfecto

A continuación, te presentaremos los mejores consejos para dar un beso que le dé alas a tu pareja, tanto que la haga venir volando a por más.

Antes de comenzar la lista, dejar claro que esta no es la lista definitiva. 

Los gustos y preferencias son subjetivos, y por lo tanto variarán de unas personas a otras. El mejor consejo que te podemos dar es, por lo tanto, que sigas nuestros pasos con tu pareja e ir descubriendo lo que le gusta.

1. ¡Un beso es húmedo!

Cuando se trata de humedad, hay que buscar el equilibrio. 

Con las cantidades adecuadas de humedad (saliva) el beso puede ser extraordinariamente bueno.

Demasiado babeo puede hacer que se sienta como si estuviera jugando a la pelota con un bulldog. Por el contrario, puede ser como comerse un polvorón  si no hay suficiente saliva, no suena bien ¿verdad?

Un buen truco es hidratar los labios con la lengua justo antes del beso, para que los labios estén suficientemente húmedos. Como ventaja adicional, la lengua hidratando tus labios te dará un puntito sexy y enviará una señal a tu pareja de que estás listo para besar.

2. Piensa en el beso y en nada más

Todo funciona mejor si lo haces al 100%. 

Un esfuerzo a medias casi siempre se nota – igual que se puede llegar a notar si estás pensando en otra cosa.

Cuando vuestros labios se toquen, concéntrate en el beso y sólo en el beso. 

No importa tu aspecto en el momento del beso, ni si tienes el pelo mal o tu aliento no huele 100% a menta. No estés pensando en si tienes que poner una lavadora o pagar la factura del móvil – ahora estás besando, focaliza toda tu mente en eso.

3. Imita los besos de tu pareja

A la mayoría de nosotros nos gusta que nos besen de la manera en que nosotros besamos.

Un truco seguro, que funciona casi siempre, es por lo tanto descifrar cómo te besa tu pareja.

Es obvio que no hace falta hacer un análisis amplio y completo de cada pequeño movimiento, pero te harás un largo camino notando el ritmo, la intensidad, la cantidad de lengua, humedad y similares en el beso de tu compañero.

Cuando tengas una idea de su técnica, simplemente cópiala y haz lo mismo.

Puede parecer un poco como hacer trampa, pero no hay una manera más efectiva de dar un beso perfecto. El beso perfecto es individual, por lo que siempre tendrás que ajustar tu técnica a las diferentes parejas si quieres llegar a conseguirlo.

4. Varía tu técnica

El beso perfecto es intenso, suave, inocente, descarado, con y sin lengua.

Pero, ¿cómo haces todo eso a la vez? No se puede, sin embargo, puedes ir cambiando la técnica a lo largo del camino para que no estés besándote de la misma manera durante 10 minutos seguidos.

No debe darte vergüenza exprimir tus puntos fuertes, así que si eres experto moviendo la lengua o usando los labios, por supuesto debes usarlos. Sin embargo, a pocos hombres y mujeres les gusta besarse con una máquina que sólo puede hacer una cosa.

Para mantener la tensión del beso y hacerlo un poco impredecible, es necesario variar tu técnica de besos por el camino.

5. Toma un pequeño descanso en el camino

Un pequeño descanso en medio de un largo beso puede ser una necesidad, a no ser que te cierren el supermercado. 

De hecho, el descanso se puede utilizar constructivamente como un pequeño descanso delicioso, lo que te convierte en un besador aún mejor. 

Suelta los labios de tu pareja de vez en cuando y deja que tus labios suaves acaricien su cuello, sus hombros o sus orejas.

Después de este pequeño viaje con tu boca, puedes volver de nuevo y continuar con el buen trabajo que estabas haciendo en los labios de tu pareja.

6. Habla sobre lo que te gusta

No recomendamos que lo que más te gusta de un beso sea el tema de conversación principal en tu primera cita. Sin embargo, si os conocéis desde hace tiempo, podría tener sentido intercambiar vuestros gustos sobre los besos.

Dile a tu pareja lo que te gusta y pregúntale qué prefiere. Haz una nota mental y luego haz uso de tus conocimientos la próxima vez que vuestros labios se toquen.

7. Hazle sufrir un poco

Los momentos previos a un beso pueden ser mágicos – lo necesitarás a tu favor.

En lugar de ir directo a los labios de tu pareja cuando estéis a punto de besaros, puedes alargar intencionadamente este momento. 

La expectativa y la emoción se acumulan y la redención es por lo tanto, correspondientemente mayor cuando finalmente te fundes en un beso caliente.

Sin que parezca una película de Hollywood, puedes dejar que tu cabeza se acerque lentamente mirándole a la boca. Deja que tus labios se acerquen a los suyos, pero arrastra el tiempo un poco más antes de trenzar vuestras lenguas.

Hombres y mujeres discrepan sobre el beso perfecto

Dado que son principalmente los hombres y las mujeres los que se besan entre sí, no es lo ideal que no haya consenso sobre cómo debería ser el beso perfecto entre un hombre y una mujer.

La página de citas Match.com ha preguntado a sus usuarios qué es lo que ellos califican como un buen beso. 

La mayoría de mujeres estuvieron de acuerdo en que no les agrada si hay un babeo excesivo en medio del beso. Por el contrario, los hombres estuvieron de acuerdo en que no hay nada peor que una mujer que te besa con la lengua dura, como si estuviera haciendo un pulso y quisiera ganarte a toda costa.

Afortunadamente, hay un consenso de que un buen beso requiere pasión y empatía.

Si aún no te ha quedado claro, puedes obtener ayuda para tu beso perfecto con alguno de estos video-tutoriales: