La ciencia ha hablado – ya sabemos lo que nos hace más atractivos

La ciencia ha hablado – ya sabemos lo que nos hace más atractivos

Si sueñas con ser una mujer que vaya partiendo cuellos por la calle o un hombre que lleve a todas las nenas locas, estás de enhorabuena, porque ahora la ciencia puede ayudarte a ser más atractivo. O no…

En secreto, y a veces no tan en secreto, todos soñamos con tener un fuerte atractivo para el sexo opuesto. Incluso si te encuentras dentro de una relación feliz y estable, a todos nos gusta que nos vean atractivos. 

Pero, ¿qué es lo que nos convierte en auténticos imanes para el sexo opuesto? ¿Por qué a algunas personas les ofrecen ver una película debajo de la mantita mientras tú ves Netflix tirado en el sofá?

Una vez más, los investigadores se han encargado de encontrar la respuesta. Pero antes de empezar, necesitamos tener claras las bases.

Se trata de tus genes

Desde el punto de vista de la naturaleza, los humanos estamos programados para multiplicarnos. Así es como llevamos nuestro linaje hacia delante, y así es como aseguramos la supervivencia de nuestra especie. 

Esto es lo más parecido a lo que llamamos el «significado de la vida».

Con el fin de garantizar la mejor supervivencia posible de la humanidad a través de la reproducción, es importante que creemos niños fuertes que puedan crecer sanos, que tengan hijos igual de fuertes y sanos y así sucesivamente. 

Pero para asegurar las mejores condiciones posibles para nuestros hijos, se requiere una buena base genética. Los genes débiles pueden causar niños débiles y enfermos incapaces de reproducirse, y eso no beneficiaría en absoluto a nuestra especie.

Por lo tanto, una de las cosas más importantes que los seres humanos y animales buscan en sus parejas, son buenos genes. 

Si detectamos buenos genes en una persona del sexo opuesto, instintivamente nos sentiremos atraídos por ellos, porque es, por naturaleza, una buena opción con la que tener descendencia.

Quizás ahora estás pensando cómo diablos vas a localizar los buenos genes de una persona. Y es normal, porque es una cosa que hacemos inconscientemente. En realidad no es posible detectar unos buenos genes, pero hay indicadores que leemos y concluimos.

Los indicadores que envían señales de que tienes buenos genes son, por lo tanto, lo que te hace atractivo para el sexo opuesto, entre otras cosas.

Echemos un vistazo a algunos de ellos:

Cintura

Un estudio de Texas sugiere que los hombres tienen una medida de cintura específica que no pueden resistir. Las mujeres cuya cintura es 0’7 veces el tamaño de sus caderas son más atractivas para los hombres, matemática pura.

Pero, ¿por qué la circunferencia de la cintura es tan buen signo de buenos genes?

Varios estudios han demostrado que las personas con ciertas medidas de cintura eran menos propensas a padecer cáncer, diabetes o algunas enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, la cintura estrecha envía una señal al hombre de que hay buenas posibilidades de una vida larga y saludable.

La circunferencia de la cintura también es importante para las mujeres cuando ven una potencial pareja. De hecho, un estudio estadounidense encontró que las 200 mujeres en el estudio preferían a los hombres con una proporción cintura-cadera entre 0,8 y 1.

 

Encuentra a tu pareja perfecta en las mejores páginas de citas de habla hispana:

Mejores páginas de citas / Más de 40 / Más de 50 / Gay / Aplicaciones para ligar

Simetría

Los estudios de hombres y mujeres también indican que preferimos parejas simétricas. 

Un biólogo lo descubrió en 2006, cuando pidió a ambos sexos que se calificaran entre ellos. El resultado fue bastante claro: los que eran más simétricos tanto en el exterior como en el interior fueron los que mejores resultados obtuvieron.

La explicación puede ser que la simetría es un signo de salud, que a su vez puede ser un signo de genes sanos, buenos y que funcionan correctamente. Los participantes en el estudio también estuvieron de acuerdo en que los más simétricos eran también los que lucían más sanos.

Inteligencia

Puede que no sea tan sorprendente que la inteligencia pueda ser un signo de buenos genes, lo que sí que puede parecer sorprendente es que algunas mujeres parecen preferir a un hombre inteligente antes que a uno atractivo. Esa es al menos la conclusión de nuevas investigaciones de dos universidades estadounidenses.

Es probable que la explicación se encuentre en el hecho de que las mujeres eligen a sus parejas pensando a largo plazo.

Cuando las mujeres ven a un hombre inteligente, ven a alguien capaz de cuidar de ellas y de sus hijos y mantener a salvo su núcleo familiar. Al mismo tiempo, también tendrá subconscientemente la expectativa de que el hombre pueda transmitir sus buenos genes de hombre inteligente a sus hijos.

Esto no quiere decir que la apariencia sea irrelevante para una mujer a la hora de elegir el hombre de su vida. 

De hecho, las mujeres, como la mayoría de los hombres, preferirían obtener lo mejor de ambos mundos: una pareja inteligente y atractiva. Pero la inteligencia parece ocupar el primer puesto entre las cosas que las mujeres pesan al elegir a sus parejas.