Guía: Cómo elegir la foto de perfil adecuada para tu página de citas.

Guía: Cómo elegir la foto de perfil adecuada para tu página de citas.

Nos guste o no, a la hora de conocer a alguien, nos dejamos llevar por lo que vemos a primera vista. Las personas funcionamos así. Nos miramos, y evaluamos: es inevitable en cualquier cita.

En la antigüedad, antes del desarrollo del lenguaje como lo conocemos a día de hoy, esto era un mecanismo de supervivencia: servía para asegurarse de que tú, como hombre o mujer de las cavernas, supieras quién se te acercaba con buenas intenciones, o quién se te acercaba con la idea de convertirte en su cena…

A día de hoy, afortunadamente, nadie quedaría contigo con el propósito de hincarte el diente.

Sin embargo, seguimos dándole mucha importancia a la información que recibimos por los ojos, aunque con un propósito algo diferente. Esto no quiere decir que si la persona con la que te cruzas es lo suficientemente atractiva… no pueda despertar tu instinto más salvaje y sientas la tentación de pegarle un bocado. 

La clave es que seguimos analizándonos los unos a los otros y más aún cuando se trata de encontrar a nuestra posible pareja.

Tan importante es tener una buena carta de presentación en el mundo real como en el digital, por eso, debes estar muy atento y cuidar hasta el mínimo detalle de tu perfil si quieres adelantar por la derecha a todos tus competidores que hay haciendo cola por tu alma gemela.

Así que coge papel y boli y toma nota de estos consejos antes de quitarle el polvo a la cámara digital del cajón y sacarte una foto haciendo morritos en el espejo para tu foto perfil en una de las tantas páginas de citas que hay.

Antes de desistir porque no te ves guapo, te ha salido un grano o tienes el pelo mal, debes saber que las posibilidades de que tu pareja soñada se fije en tu perfil son 20 veces menos probables si no asocias una foto a tu descripción…

Empecemos por lo primero en lo que nos solemos fijar y, por lo tanto, lo más importante:

La cara

Como ya hemos mencionado, se nos juzgará de inmediato por nuestra apariencia, nos guste o no. 

Una persona tarda en clasificarnos sólo 100 milisegundos, así que debemos poner especial atención en cómo aparece nuestro rostro en la imagen. Un estudio estadounidense muestra, por ejemplo, que cuanto más ancha y sonriente es nuestra boca, más confianza inspiramos en los demás. Si seguimos hablando de la boca, un labio inferior carnoso indica juventud, además de hacernos lucir más atractivos.

Si tenemos un rostro estrecho y masculino les dará a las personas la impresión de que tenemos una personalidad dominante, aunque seamos un osito de peluche. 

Desgraciadamente, no podemos hacer nada al respecto, después de todo, cada uno tiene la cara que tiene. No queremos que te sientas a disgusto con tu rostro estrecho, solo que reflexiones sobre lo que una persona puede deducir y escojas la foto adecuada. 

El caso es que, te guste o no, serás juzgado por la imagen que elijas.

¿Debería editar mi foto del perfil? 

¿La respuesta corta? –No. ¿La respuesta larga? – ¡Ni se te ocurra!

Sí, lo sabemos, es muy tentador. 

Un ojo autocrítico siempre podrá encontrar algo que está mal: un grano microscópico, un pelo rebelde, una ceja torcida, siempre pasa algo. ¡Y es normal! Si fuéramos perfectos no estaríamos buscando a nuestra media naranja en una página de citas. 

En la mayoría de casos, tú eres tu peor crítico, y sinceramente, si una persona te descarta por tener un trocito de lechuga en el diente, probablemente esa persona no te merecía.

Esto no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia, así que desde ya te aconsejamos que te olvides del Photoshop, de los filtros de Instagram y similares.

En un estudio, los investigadores examinaron las reacciones de hombres y mujeres a imágenes editadas del sexo opuesto, respectivamente. El estudio mostró que tanto hombres como mujeres encontraban a las personas que aparecían en las fotos editadas más atractivas, pero… ¡y este es un gran pero! También a su vez les producían más desconfianza.

No queremos sonar demasiado cursi, pero la confianza es definitivamente una de las piedras angulares de una relación sana y duradera.

 Así que, a no ser que lo único que busques sea un pinchito de una noche, no vas por buen camino para conseguir al hombre o la mujer de tus sueños.

Si después de todos estos consejos y estudios sigues considerando suavizar tu piel con el filtro belleza, borrarte las arrugas o añadir unos cuantos pelos a tu frente medio calva, ten en cuenta que no importa lo bueno que seas retocando fotografías, tarde o temprano conocerás a tu cita en el mundo real. 

Y a menos que esa persona venda cupones o acuda a tu cita con un perro lazarillo, tarde o temprano te pillarán el farol. Por eso, una vez más, ¡no lo hagas! Ahórrate la incómoda primera cita en la que pesas 15 kilos más que en las fotos y tu cita tiene 20 años más.

¿Qué debería salir en la foto? 

¡Tú, por supuesto!

¿Pregunta estúpida? –No, porque todo lo que aparece en la imagen, a tu alrededor, es igual de importante. 

La foto de perfil que elijas no solo debe mostrar tu apariencia, que tienes los ojos azules, el pelo largo  y la nariz chata. No es una foto de pasaporte para enseñar en el aeropuerto cada vez que te vayas de vacaciones. 

Evidentemente, es fundamental que aparezcas en la imagen, pero intenta que esa imagen cuente tu historia.

Habrás escuchado mil veces que una imagen vale más que mil palabras, pero además de un cliché, es una verdad como un templo. Por lo tanto, debes pensar muy bien cuales quieres que sean esas mil palabras que van a llegar a tu destinatario. Si apareces en la foto jugando con tus primitos pequeños, la gente puede intuir que eres una persona familiar a la que le gustan los niños, cariñosa… 

También puedes dar la imagen opuesta si en tu foto de perfil apareces en la verbena de tu pueblo bailando la Macarena con un cubalitro en la mano y los ojos como dos linternas. No estamos diciendo que una imagen sea mejor o peor que la otra, simplemente dependerá del tipo de persona que quieras atraer.

Por lo tanto, asegúrate de que una parte de de tu personalidad aparezca en la imagen. 

Cuenta una historia, la tuya, si eres músico, por supuesto debes aparecer con tu instrumento. Si te encanta viajar sube esa foto que te hiciste bañando un elefante en Tailandia y si te gustan los animales no olvides una foto con tus perros y tus gatos.

Te garantizamos que de esta forma destacarás sobre las fotos de siliconas y bíceps. 

Y como ventaja, a la persona que esté pensando en escribirte le resultará más fácil empezar una conversación porque ya conocerá algo de tu personalidad a través de tu imagen, lo que se traduce en más conversaciones para ti.

Por cierto, no fumes en tu foto de perfil si quieres llegar a la mayor cantidad de gente posible. Existe una probabilidad 10 veces mayor de que te rechacen si en tu foto apareces fumando.