Superar la ruptura, olvidar a tu ex y volver al mercado.

Superar la ruptura, olvidar a tu ex y volver al mercado.

Después de una ruptura, el sufrimiento es casi siempre inevitable. Hay muchas maneras diferentes de afrontar esta situación, y algunas son sin duda mejores que otras. Aquí obtendrás nuestra ayuda sobre cómo hacer que la ruptura sea lo más llevadera posible. Además, te damos una visión general del proceso de duelo que seguramente atravieses.

No nos engañemos. Nunca es fácil superar una relación. Duele ahora y dolerá siempre. Eso es así. Es el precio que hay que pagar por todas las horas de alegría que tuvimos mientras duró la relación.

Afortunadamente, en algún momento todo eso pasará, y volveremos a estar felices y preparados para afrontar una nueva cita. Este camino se puede recorrer de distintas formas y vamos a intentar trazar el mapa de la menos dolorosa a través de este artículo.

Hay cuatro etapas diferentes que se atraviesan en una ruptura. En este artículo las revisaremos y te daremos consejos para aliviar el dolor en cada una de ellas.

Etapa uno: El shock -todo es caos y te duele el corazón.

La gran mayoría alcanzará esta fase justo después de la ruptura, si la ruptura es inesperada esta fase será especialmente fuerte.

En esta fase de choque, aún no te creerás lo que ha pasado. Será difícil asimilar que tu novio o novia ahora se ha convertido en tu ex. Te sentirás angustiado, apático, triste y puede que hasta agresivo.

La «fiebre emocional» es causada por una cantidad de hormonas del estrés recorriendo todo tu cuerpo. Estas hormonas de estrés pueden causar dolor físico, y es que no es tan descabellado eso de que las angustias causan dolor en el corazón.

No es raro que en la fase de choque pierdas el apetito, no sólo las ganas de comer, también el sexual. Estarás de mal humor a la vez que triste, pero créenos cuando decimos que afortunadamente mejorarás con el tiempo.

Te recomendamos que te juntes con tu familia y tus amigos, para que te des cuenta de que no todo está perdido, aún tienes a tu gente. Cuando pasas tiempo con otros, también es más fácil despejar la mente y olvidarse un poco de las preocupaciones.

Etapa 2: Fase de reacción – te sentirás solo

Afortunadamente, la primera fase rara vez dura mucho tiempo. Después de unos días, la mayoría asimilamos que ya no tenemos novio.

Cuando por fin lo reconoces, llegas a la fase de reacción, donde realmente empiezas a darte cuenta de lo que realmente ha sucedido.

En esta etapa, los pensamientos girarán en torno a la pérdida y falta de tu ex. Todavía habrán hormonas de estrés recorriendo tu cuerpo, sentirás emociones negativas y puede que aún te dure el dolor físico.

Es muy importante hablar de este caos interno en esta etapa. Es necesario tener el corazón aliviado para poder drenar los sentimientos, pensamientos y frustraciones que te están volviendo loco.

Cuando hables de tu ruptura, seguramente obtendrás automáticamente mucho apoyo y compasión, y eso siempre es bueno. Así por lo menos sentirás que no estás solo.

Lo más normal es que tus amigos y familia te den buenos consejos, seguramente ellos han estado en una situación similar antes. Es comprensible que no aceptes positivamente estos consejos, estarás demasiado hundido como para ver la parte positiva de las cosas.

Etapa 3: Fase de reparación – tratarse

Después de un tiempo en la fase de reacción, en algún momento podrás centrarte en algo que no sea en quien estará saliendo ahora con tu ex y por qué lo vuestro no funcionó.

Cuando te sientas listo para cambiar el enfoque, es probable que hayas pasado de fase, bienvenido a la fase de reparación. En esta fase empezaremos a ser más positivos. La necesidad de hablar de la ruptura cada vez es menor y cada vez nos acordamos menos de ella.

Aunque sientas que estás bien, no te confíes, sigues siendo vulnerable y no deberías socializar demasiado, a lo mejor sería buena idea seguir saliendo con tu familia y amigos por si te entra el bajón en medio de una fiesta.

En esta etapa, cuando empieces a ver algo que no sea empapar tu almohada de lágrimas noche tras noche, te recomendamos que te des algún homenaje.

Tienes que averiguar qué te hace feliz, e invertir mucho tiempo en ello. 

Muchos empiezan a entrenar y esto es recomendable, ya que el deporte te hará liberar dopamina y aumentará tu sensación de felicidad. Además te pondrás buenorro, y eso te vendrá bien ahora que estás a punto de salir al mercado otra vez, es una inversión a medio plazo.

También hay muchas otras maneras de mimarse. Si te gusta comer, gasta tiempo y dinero comiendo. Si te gusta el cine, pégale fuego a Netflix.

La fase tres acaba justo antes de que estés preparado para rehacer tu vida. 

Si no te ves capacitado del todo, puedes contratar los cursos o servicios de algún experto en relaciones, y aprenderás de una manera sencilla cómo superar la ruptura y a acertar la próxima vez que piques el anzuelo del amor.

Etapa 4: fase de reorientación – ya estás listo para volver a salir

Cuando llegues a la cuarta etapa, estarás recuperado y listo para dejar que una nueva persona se te acerque.

Ya te sientes seguro, ya puedes ir a cualquier evento, ya nada te acojona, no hace falta que lleves a todo tu séquito de amigos y familiares detrás en casa de que te pongas a llorar como una magdalena en medio de una fiesta.

Los pensamientos en tu ex ya casi no aparecen y el dolor físico y la necesidad de tenerla ya no existen en tu cabeza.

Pero cuidado, porque existe riesgo de recaída. Pero no te preocupes, porque si recaes en alguna etapa anterior, esta vez la salida será mucho mas rápida y en nada estarás otra vez en la fase 4.

Si ya no te acuerdas de tu ex y sientes que has llegado a la etapa cuatro, probablemente estés listo para salir. Puedes probar con alguna de las muchas páginas de citas que existen.

Descubre las mejores páginas de citas de habla hispana:

Mejores páginas de citas / Más de 40 / Más de 50 / Gay / Aplicaciones para ligar

Sigo estando triste, ¿qué hago?

A veces una ruptura puede causar depresión, y si este es el caso, un síntoma será que no notas ningún progreso.

Si estás afectado por la depresión, tendrás pensamientos negativos y te degradarás a ti mismo. Cada vez tendrás menos ganas y perderás la motivación por buscar una nueva pareja.

Si de verdad piensas que sufres depresión, quizás necesites ayuda para salir del hoyo. No podrás manejar eso tú mismo. Si es así, busca consejo profesional de un terapeuta o psicólogo.